La historia de Nitza Villapol y su Cocina al minuto

Para millones de cubanos el nombre de Nitza Villapol estará ligado para siempre a los recuerdos culinarios de su infancia y juventud. Su programa “Cocina al minuto” marcó un hito en la cocina cubana que todavía persiste después de más de medio siglo.

Si bien nació en 1923 en la ciudad de Nueva York, Nitza Villapol siempre sintió un fuerte vínculo con su patria cubana. Sus padres habían emigrado temporalmente a Estados Unidos pero siempre conservaron sus raíces. En la década de 1930, la familia decidió establecerse definitivamente en la capital cubana, lugar donde Nitza desarrollaría su fascinante carrera.

Desde muy joven, sintió curiosidad por las artes culinarias aunque en un inicio no imaginaba cómo esta pasión se convertiría en su destino. Estudió con dedicación y se doctoró en Pedagogía, lo cual la prepararía para convertirse en una maestra de las masas. Sin embargo, su verdadera vocación aún no emergía totalmente.

¿Cómo surgió “Cocina al minuto”?

La génesis del legendario programa se remonta a las reuniones familiares en la casa de los padres de Nitza en Nueva York. Allí concurrían muchos revolucionarios cubanos exiliados política y económicamente, a quienes la madre los alimentaba de forma veloz con lo que tuviera a mano. De allí proviene la famosa frase “Juana María cocina al minuto” que usaría Villapol como inspiración años después.

¿Tenía saberes culinarios Nitza Villapol?

La historia de Nitza Villapol y su Cocina al minuto Mi Gente Cuba2

A pesar de su pasión por la gastronomía, Nitza Villapol reconoció honestamente que no era una experta cocinera. Fue necesaria la colaboración de su entrañable amiga y mano derecha, Margot Bacallao, quien aportó sus dotes culinarios como contraparte práctica del dúo.

Según reveló la propia Margot en varias entrevistas, era ella quien se encargaba de preparar los platillos frente a cámaras mientras que Nitza aportaba sus conocimientos sobre nutrición, dietética y modificaciones a las recetas clásicas para ajustarlas a la realidad económica de cada época en Cuba.

¿Cómo se convirtió en un ícono de la TV cubana?

Para la década de 1950, Villapol ya era una reconocida autora de libros de cocina aunque su salto a la fama ocurrió cuando el magnate Gaspar Pumarejo le dio la oportunidad de conducir un espacio culinario en la TV cubana. Su carisma y didactismo hicieron el resto.

Pronto, su programa “Cocina al minuto” se convirtió en el más longevo de la historia del medio local, con más de 4 décadas continuas al aire. A través de él, enseñó a millones de cubanos cómo preparar platillos tradicionales o crear versiones alternativas acordes a cada época.

Su legado trascendió fronteras y generaciones. Incluso hoy, sus libros continúan siendo tesoros para quienes buscan reconectar con las raíces culinarias de la Isla. Con una vida entregada a las letras y las cámaras, Nitza Villapol se ganó el cariño eterno del pueblo cubano que siempre la recordará.

¿Cómo adaptó recetas a la realidad económica de Cuba?

La historia de Nitza Villapol y su Cocina al minuto Mi Gente Cuba 1

Uno de los mayores méritos de Villapol fue enseñar a revolucionar los platillos con los ingredientes disponibles. En los difíciles años 1990, durante la crisis económica posterior al derrumbe del bloque soviético, mostró recetas como la “ropa vieja” pero con cáscaras de plátano en lugar de carne.

También enseñó a preparar huevos fritos con sólo agua u otros platillos esenciales con lo que hubiera en cada hogar. Gracias a esta genial capacidad de “invertir términos”, les permitió a los cubanos disfrutar de sabrosos manjares a pesar de las limitaciones.

¿Qué opinaban chefs internacionales de su aporte?

Distintos expertos culinarios del mundo resaltaron el enorme aporte de Nitza Villapol a nuestra identidad gastronómica. A pesar de modificar recetas, logró conservar su autenticidad y esencia.

En palabras del renombrado chef hispano-cubano Francisco Velázquez Herrera, ella tuvo el enorme mérito de “convertir la cocina cubana en un verdadero arte”. Otros coinciden en que gracias a su labor docente y escritos, muchos platos clásicos forman parte integral de nuestra cultura.

Donde estén los cubanos, allí estará la impronta y el recuerdo permanente de esta carismática lady de los fogones. Su legado perdurará por siglos en la memoria colectiva y en cada delicia que degustemos con sabor a patria. Descanse en paz la extraordinaria Nitza Villapol, quien convirtió las letras y las recetas en su pasaporte a la inmortalidad.

¿Qué diría Nitza Villapol en estos tiempos de escasez?

Sin duda, en esta época de carencias en Cuba, la genial Nitza tendría muchos valiosos consejos. Ella siempre supo crear magia culinaria con lo poco disponible y seguramente nos enseñaría a preparar exquisitos platos con lo poco que hay actualmente en el país. viandas que sí abundan.

Además de cocinar de forma saludable y nutritiva sin desperdiciar nada en los hogares.

No cabe duda que su sabiduría popular sería un bálsamo para alimentar los cuerpos y los espíritus en estos retadores momentos.

Para homenajear debidamente a tan gran dama de las letras y los fogones cubanos, se podrían crear programas de televisión que rescaten su legado. De este modo, las nuevas generaciones de cubanos y del mundo podrán reconocer y agradecer para siempre tan valiosa contribución.

¿Te gustan nuestros contenidos? Entonces mantente actualizado en nuestras Redes Sociales:
– Síguenos en Google Noticias para contenido Top
– Pásate por nuestra Página de Facebook y dale SEGUIR
– Llégate al mejor Canal de Telegram de Noticias
– Intercambia con cientos de personas en nuestro Grupo de Telegram
– Y si tienes Twitter, encuéntranos como Mi Gente Cuba
-Estamos también en Youtube

Tenemos más información interesante, echa un vistazo a:

Autor

Deja un comentario

¡Hola! ¿Quieres tener más información de estos temas? SÍ CLARO No Gracias